Preguntas infrecuentes


pi-025: ¿Un Lithops de dos cabezas, o dos Lithops de una cabeza?

Abril de 2014


Hace unos días me preguntaron si era posible saber si una maceta en la se ven dos cabezas de Lithops corresponde con un único ejemplar de dos cabezas o si, por el contrario, se trata de dos ejemplares diferentes, de una cabeza cada uno, plantados el uno al lado del otro.

En principio, que yo sepa, es imposible descartar ninguna de las dos posibilidades sin hacer un trasplante, ya que la única forma de estar seguros de que estamos ante una única planta, con un único Lithops de dos ó más cabezas, es comprobar si tiene uno o varios sistemas de raíces. En el primer caso, si tienen un único sistema de raíces, podemos estar seguros de que se trata de un único ejemplar multi-cabeza mientras que, en el caso contrario, es decir si no tiene un único sistema de raíces, estamos en el caso de varias plantas diferentes cultivadas juntas.

Al final de esta respuesta veremos algunas fotos que aclaran como se puede distinguir si es una única planta, o si son varias, observado las raíces. Por supuesto, para hacer esta prueba, es necesario extraer la planta de su sustrato. Pero esa es la única forma en que podemos estar seguros.

Existe otra posibilidad que nos puede dar alguna pista sin necesidad de someter a la planta al estrés de un trasplante: los Lithops, cuando realizan una regeneración doble, casi siempre lo hacen de forma que las dos nuevas cabezas surgen paralelas y en sentido contrario a como estaba colocada la cabeza de la que proceden. Al final de esta respuesta se incluye alguna foto que lo muestra.

Si tenemos en cuenta esta circunstancia, en algunos casos, podemos intuir si estamos delante de un Lithops con dos cabezas o de dos Lithops con una cabeza; pero la Naturaleza, o la mano del cultivador, es caprichosa, y podría darse la circunstancia de que dos cabezas adopten una posición paralela, sin que necesariamente sea una única planta.

Durante algún tiempo también podemos fijarnos en otra característica que nos ayude a adivinar si estamos en uno u otro caso. Se trata de ver como son los restos secos de la cabeza, o cabezas, del año anterior. Claro que esta información sólo estará a nuestra disposición durante algún tiempo, porque, antes o después, esos restos desaparecerán.

También podemos fijarnos, antes de que llegue a desaparecer, en la posición de la cápsula de semillas del año anterior. Cuando está se encuentra entre dos cabezas, podemos sospechar que nos encontramos ante un único ejemplar de dos cabezas.


Veamos algunas fotos de Lithops de dos cabezas, en las que se ve claramente que el sistema de raices es único:


Un Lithops meyeri C272 de dos cabezas:

(c) Manolithops


Un Lithops lesliei ssp. lesliei v. lesliei 'Albinica' C036A de dos cabezas:

(c) Manolithops


Un Lithops aucampiae ssp. euniceae var. euniceae C048 de dos cabezas:

(c) Manolithops


Veamos también una foto de un conjunto de Lithops, en la que los sistemas de raices se entremezclan, pero sin llegar a constituir un único sistema:


Colonia de varios ejemplares de Lithops optica 'Rubra':

(c) Manolithops


Veamos cuatro fotos más que muestran como las nuevas cabezas nacen con las fisuras en el mismo sentido (entre sí), pero con el sentido contrario (perpendicular) a la fisura de la cabeza "madre":


Un Lithops aucampiae nace con dos cabezas, cuyas fisuras tienen la misma dirección, pero tienen el sentido contrario a la fisura de la cabeza del año pasado:

(c) Manolithops


En este Lithops juli se aprecia claramente, a pesar de que la muda ya está muy avanzada, que se trata de dos cabezas de un único ejemplar. Obviamente en este caso no es necesario desenterrar a la planta para saber que nos encontramos ante un único ejemplar.

(c) Manolithops


Incluso cuando ya no quedan casi restos de la cabeza del año anterior, como en este ejemplar de Lithops optica 'Rubra' de dos cabezas, observando las partes secas en la superficie (o incluso algo enterradas) se puede tener la certeza de que estamos ante un único ejemplar de dos cabezas, y no ante dos ejemplaes de una cabeza cada uno. Además, los restos del capullo del año pasado demuestran claramente que se tarat de una única planta.

(c) Manolithops


A veces la doble generación es doble, como en este ejemplar de Lithops aucampiae. Normalmente la simetria suele ser un síntoma de que estamos ante un único ejemplar de varias cabezas pero, con el paso del tiempo, cuando estamos hablando de un número considerable de cabezas, se llega a perder la simetría. Por lo que la falta de simetria no puede hacernos descartar la posibilidad de que se trate de un viejo ejemplar de varias cabezas.

(c) Manolithops