Preguntas infrecuentes


pi-015: ¿Cuando se debe volver a regar a los Lithops?

Abril de 2013


En primavera. Ese es el momento en el que se debe volver a regar a los Lithops después del "parón invernal". Así que, si estamos en el hemisferio norte, un buen momento sería a finales de marzo o principios de abril y, si estamos en el hemisferio sur, el momento de volver a regar sería a finales de septiembre o principios de octubre.

De todas formas, dependiendo de cómo sea la climatología del año, de cuál sea la ubicación en la que se encuentren los Lithops, de cuál sea la especie de la que estemos hablando, incluso de cómo sea el ejemplar concreto del que estemos hablando, esa fecha puede variar. Yo diría que incluso puede llegar a variar sustancialmente: Podría darse el caso de que hubiera que empezar a regar antes de que comience la primavera, o podría darse el caso de que, por el contrario, fuera necesario esperar hasta que ya haya entrado el verano.

En muchos sitios se puede leer que lo que hay que hacer para determinar el momento oportuno es escuchar a los Lithops, porque serán ellos quienes nos dirán cuando quieren que volvamos a regarles. Cuando leí esto por primera vez me dije a mí mismo. "¡Que gente tan inteligente . . . son capaces de hablar con los Lithops . . . y yo que no entiendo ni una palabra de ese extraño idioma!".

Pues bien, en este momento creo que ya entiendo ese idioma. Es más, creo que cualquiera que tenga ojos en la cara es capaz de entender ese idioma que antes me parecía dificilísimo y sólo al alcance de los iniciados. ¡Qué va, lo puede entender cualquiera!: El Lithops nos dice que ya quiere que le volvamos a regar cuando seca las hojas viejas.

Me explicaré mejor: a finales del invierno las dos hojas de cada cabeza de un Lithops comienzan a separarse y, justo en el centro, comienzan a aparecer dos hojas nuevas (con un poco de suerte cuatro). Ese proceso es gradual, poco a poco las hojas nuevas van haciéndose más grandes mientras que, simultáneamente, las hojas viejas van secándose, también poco a poco.

Todo ese proceso hay que observarlo mientras se mantiene a la planta en completa sequia, es decir sin regar ni una gota.

Pues bien, cuando las hojas nuevas llegan a tener un tamaño considerable y cuando las hojas viejas se han secado del todo, o casi del todo, ese el momento oportuno para volver a regar a los Lithops.

Así que eso de conocer el lenguaje de los Lithops no es más que una tontería. Lo único que hay que hacer es observarles y esperar a que se sequen las hojas viejas y a que las hojas nuevas ya estén bien desarrolladas. ¡Eso es todo! Ese es el lenguaje que emplean los Lithops para decirnos: ¡Riégame ya!

¿Y, a partir de ese momento, cuanto regar?

Hay mucho mito en cuanto a lo complicado y difícil que es regar a los Lithops. Yo lo veo muy sencillo: Desde que los Lithops "nos han dicho" que volvamos a regarles, hasta que se sequen las flores que nos darán en otoño, hay que regar abundantemente cada catorce días. Es decir, por ejemplo, un vienes sí y un viernes no.

De nuevo pasa lo mismo que antes: hay que estar atentos a la planta por si "nos dice" que la reguemos con un poco más de frecuencia, o con un poco menos de frecuencia. Pero, pasa otra vez igual, el lenguaje de los Lithops en este caso vuelve a ser muy sencillo de entender: si vemos que las nuevas hojas comienzan a arrugarse por la parte de abajo, eso quiere decir que nos están pidiendo que adelantemos un poco el riego (sin espera a que pasen los catorce días).

A veces ni siquiera tenemos que espera a que el Lithops "hable": Si hace mucho calor habrá que incrementar un poco la frecuencia de los riegos o si, por el contrario, hace frio, habrá que reducir algo dicha frecuencia. ¡No puede ser más simple, y lógica, la cosa!

En general tiendo a pensar que la gente tiene un miedo excesivo a regar a los Lithops cuando, en realidad, yo creo que mueren más Lithops por falta de agua que por exceso de agua. Si cultivamos los Lithops con un sustrato poroso que no retenga el agua, no pasa absolutamente nada por regarles un poco más de lo normal. Lo único que hay que ser muy cuidadosos es con evitar suelos encharcados, especialmente si hace muchísimo frio (si hiela) o si hace muchísimo calor (por ejemplo el típico agosto salvaje en la meseta castellana): En esos casos, da igual el mes en el que estemos, lo mejor es no regar. ¡Aunque toque!

Este año 2013 yo he empezado a regar a algunos de mis Lithops el pasado viernes 5 de abril. ¡No a todos! Sólo a los que "me lo han pedido". A continuación, después de este texto, voy a poner algunas fotos de algunos de los Lithops a los que he vuelto a regar en esta fecha para intentar que quede claro como estoy interpretando yo ese "lenguaje de los Lithops".

A partir de este momento, salvo que pase algo raro, a todos estos ejemplares los volveré a regar cada catorce días, así que me toca volver a regarles el próximo viernes 19 de abril. Ese día volveré a fijarme en el estado de todos mis Lithops porque, seguro que ya habrá algunos cuantos más que ya "me estarán pidiendo" que les incorpore al grupo de los Lithops en riego.

Lo que yo hago es reconsiderar el grupo de Lithops que entran en fase de riego cada dos viernes, porque me resulta cómodo hacerlo así, ya que de esta forma sólo tengo que preocuparme de revisarles a todos cada dos semanas.


(c) Manolithops
ml-008: Lithops karasmontana ssp. karasmontana v. karasmontana (orange)

Este ejemplar aún no ha secado del todo las dos hojas del año pasado de cada una de sus dos cabezas, pero el aspecto de las hojas nuevas es tan avanzado que he decidido empezar a regarle ya.


(c) Manolithops
ml-015: Lithops hookeri

Como pueden verse, en una de las cabezas (la de arriba) las hojas viejas están muy secas mientras que, en la otra cabeza (la de abajo), ¡incluso han llegado a desaparecer las hojas antiguas! Por lo tanto he decidido incluir a este ejemplar dentro de los Lithops que ya están en riego.


(c) Manolithops
ml-026: Lithops helmutii C271

Las hojas del año pasado están completamente secas luego, obviamente, yo he entendido que este Lithops me está diciendo que quiere que le vuelva a regar.


(c) Manolithops
ml-028: Lithops karasmontana ssp. karasmontana v. tischeri C182

Las hojas antiguas han desaparecido casi completamente . . . Luego . . . ¡al grupo de los Lithops en riego!


(c) Manolithops
ml-036: Lithops hookeri v. dabneri C013

Otro igual: Quiere que le vuela a regar.


(c) Manolithops
ml-045: Lithops fulviceps v. fulviceps 'Aurea' C363

Este caso podía ser algo más dudoso. Probablemente podría haber dejado este ejemplar un par de semanas más sin agua. Pero yo tiendo a regarles lo antes que puedo y, no tengo ninguna duda de que, incluso empezando a regar ya mismo, este Lithops terminará deshaciéndose de las hojas el año pasado.


(c) Manolithops
ml-047: Lithops julii ssp. fulleri v. brunnea C179

El único riesgo de no dejar a los Lithops sin "parón de riegos" en invierno es que no lleguen a eliminar las hojas del año pasado. Pero yo sé por experiencia, que en la situación en que se encuentra este Lithops ese riesgo ya no existe. ¡Por eso ya he comenzado a regale otra vez!


(c) Manolithops
ml-050: Lithops naureeniae C304

Otro igual. Podría haber esperado un par de semanas más sin regar, ¡pero no lo he hecho! Afortunadamente esta decisión no es crítica. Si con el paso del tiempo viera que no se secan las hojas viejas, simplemente le dejaría un turno de riego sin agua.